Tren rumbo a las Auroras Boreales

Aurora boreal noche
Abetos nevados
Reno en la nieve

El tren Transiberiano queda parcialmente inactivo los meses durante los que se prolonga el frío y duro invierno ruso, y es en esas circunstancias en la que algunos de estos trenes transiberianos, deciden cambiar su itinerario y poner rumbo al norte en un viaje épico que nos llevará más allá del Círculo Polar Ártico, en busca de las Auroras Boreales.

Durante los meses de diciembre, enero y febrero varios trenes como el tren Transiberiano Imperial Russia o el tren Gran Exprés Transiberiano se ponen en funcionamiento, saliendo desde Moscú e inician su larga marcha rumbo norte a través de la región de Karelia, la tierra de los infinitos bosques y lagos. Atravesando numerosos parques nacionales y reservas naturales nos llevarán a asentamientos como Kinerma, donde se conserva perfectamente la cultura y tradiciones de carelios y vepsios, a ciudades como Petrozavodsk, que nos sorprenderá por su estilo de ciudad puramente soviético, o a pueblos como Kirovsk, donde podremos visitar una villa construida enteramente por hielo o entrar en contacto con la cultura del pueblo Saami.

Una vez hayamos atravesado Karelia y alcanzado la península de Kola y la Laponia Rusa, será el mejor momento para poder observar las majestuosas Auroras Boreales. Montados en trineos o motos de nieve llegaremos a los mejores miradores donde deleitarnos con estas maravillosas y legendarias “luces del norte”.

Continuaremos nuestra ruta ferroviaria hasta finalmente llegar a la última parada, la ciudad de Múrmansk, una ciudad que resiste a unas condiciones meteorológicas extremas gracias a que la corriente del Golfo calienta lo suficiente sus aguas como para evitar que su puerto se congele durante el invierno. En algunas salidas especiales podremos celebrar en esta ciudad la Navidad o el Año Nuevo. Es en este punto donde podremos observar con mayor intensidad las Auroras Boreales y además podremos seguir aprendiendo más sobre la cultura Saami, la vida en la tundra, la cría de renos y la caza.

Una vez alcanzado el extremo norte iniciaremos nuestro viaje en tren rumbo a tierras más cálidas, pudiendo realizar visitas guiadas durante el regreso y según la ruta elegida, a ciudades como San Petersburgo o Vólogda.

Esta ruta en tren al Norte supone la forma más cómoda, fiable y segura de conocer el extremo Norte ruso. Sin estar sujetos a posibles retrasos o cancelaciones de vuelos debido al clima adverso, viajar en tren nos permite conocer este gélido y majestuoso lugar mientras disfrutamos de la comodidad y del cálido ambiente de nuestro camarote, de los vagones-restaurante o de los salones-bar.

Más información trenes de Lujo y con encanto: turismoentren.com
Email: info@turismoentren.com - Teléfono: (0034) 913 095 131